Oración del Ave María

2020-05-19

Oración en honor de San Pedro Julián Eymard

holy mary, mother of

Las oraciones e himnos marianos suelen comenzar con veneración hacia ella, seguidas de peticiones. El número de títulos marianos siguió creciendo a partir del siglo III, y ya existían muchos títulos en el siglo V, creciendo especialmente durante la Edad Media.

holy mary, mother of

La oración eyaculatoria es el uso de exclamaciones muy breves. La meditación y la contemplación de la vida de Jesús en el Nuevo Testamento son componentes del rosario y son fundamentales para los retiros espirituales y para la oración que surge de estos retiros. A veces la virgen de guadalupe puede que no haya un límite bien definido entre la meditación cristiana y la contemplación cristiana, y se superponen. La meditación sirve como base sobre la que se asienta la vida contemplativa, la práctica mediante la cual alguien comienza el estado de contemplación.

El culto a María fue promovido por la reina Teodora en el siglo VI. Según William E. Phipps, en el libro Survivals of Roman Religion “Gordon Laing argumenta de manera convincente que la adoración de Artemisa como virgen y madre en el gran templo de Efeso contribuyó a la veneración de María”. La devoción cristiana a María es anterior a la aparición de un sistema litúrgico mariano específico en el siglo V, después del Primer Concilio de Éfeso en 431. En Egipto, la veneración de María había comenzado en el siglo III y el término Theotokos fue utilizado por Orígenes, el alejandrino. La oración mariana más antigua conocida es del siglo III y su texto fue redescubierto en 1917 en un papiro en Egipto.

El rosario

Esta fue la oración que conoció Tomás de Aquino cuando pronunció un sermón de Cuaresma sobre el “Saludo de la Santísima Virgen” en 1273. En el siglo XIV no era raro concluir con un llamado a los pecadores y especialmente a la ayuda en la hora de muerte. El reconocimiento oficial del Ave María en su forma completa finalmente se dio en el Breviario Romano de 1568.

  • ¡Dios te salve y te alabe, María, a quien Dios Todopoderoso ha exaltado sobre todos sus otros siervos!
  • Vuelve, pues, misericordioso abogado, tus ojos de misericordia hacia nosotros, y después de este nuestro destierro, muéstranos el fruto bendito de tu vientre, Jesús.
  • Ruega por nosotros, santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
  • A ti enviamos nuestros suspiros, lamentándonos y llorando en este valle de lágrimas.
  • Dios nos ha confiado a tu cuidado y amablemente concede cualquier solicitud que le hagas en nuestro nombre, si es de acuerdo con Su Divina Voluntad.

Haz que tu continuo cuidado sea orar por el pueblo de Dios, tú que, bendecido por Dios, mereciste llevar al Redentor del mundo, que vive y reina, por los siglos de los siglos. Por lo tanto, nos arrodillamos ante ti para manifestar el dolor que sentimos por los agravios que te causan las personas, y para expiar con nuestras oraciones gloria oracion y sacrificios las ofensas con las que te devuelven tu amor. Acelera la conversión de los pecadores para que amen a Jesús y dejen de ofender al Señor, ya tan ofendido. Vuelve tus ojos de misericordia hacia nosotros, para que amemos a Dios con todo nuestro corazón en la tierra y lo disfrutemos para siempre en el cielo.

holy mary, mother of

Por lo tanto, nos arrodillamos ante ti para manifestar el dolor que sentimos por los agravios que te causan las personas, y para expiar con nuestras oraciones y sacrificios las ofensas con las que regresan, devuelve tu amor. Durante el siglo XI, a medida que creció el número de monasterios, también lo hicieron las oraciones marianas. Hay poco o ningún rastro del Ave María como una fórmula devocional aceptada antes de aproximadamente 1050. Toda la evidencia sugiere que surgió de ciertos versículos y responsorios que ocurrieron en el Oficio o Cursus de la Santísima Virgen que justo en ese momento era ganando popularidad entre las órdenes monásticas. Con respecto a la adición de la palabra “Jesús”, comúnmente se dice que esto se debió a la iniciativa del Papa Urbano IV, aunque la evidencia no parece lo suficientemente clara como para justificar una declaración positiva sobre el punto.

La oración a María más antigua conocida, el Sub tuum praesidium, (“Bajo tu protección”) data aproximadamente del siglo III. La veneración de la Santísima Virgen se realiza de diversas formas.

En la oración contemplativa, esta actividad se acorta, de modo que la contemplación ha sido descrita como “una mirada de fe”, “un amor silencioso”. ) se aplica en este caso, afirmando que María permaneció virgen por el resto de su vida, haciendo de Jesús su hijo biológico y único, cuya concepción y nacimiento se consideran milagrosos. Éfeso es un centro de culto de María, el sitio de la primera Iglesia dedicada a ella y el lugar rumoreado de su muerte. Éfeso fue anteriormente un centro de adoración de Artemisa, una diosa virgen; el Templo de Artemisa se considera una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Realiza un comentario