El Santo Rosario

El Santo Rosario
3.7 (73.68%) 19 voto[s]

Aunque muchos estamos conscientes de lo que significa el Santo Rosario, es bien conocido para todos los católicos y cristianos en general

que desde el comienzo de la religión cristiana, los seguidores de Cristo siguieron el ejemplo y las instrucciones del Maestro, lo hicieron en los términos enseñados por Jesús mismo,

lo que vendría siendo el conocido por todos los cristianos, como el Padre Nuestro.

Después de la ascensión del hijo de Dios, se unieron orando a nuestro señor al cielo, por lo que pasaron los diez días de la Ascensión de Pentecostés orando en comunión con la virgen María, quien ciertamente los orientó en estos ejercicios.

El santo rosario

Todo sobre el Santo Rosario.

El santo rosario es un oración bastante larga, es por ello que posee una gran cantidad de información y oraciones unidas las cuales traemos a continuación.

El Santo Rosario en Youtube

Poder rezar el rosario se puede hacer mas rápido si lo hacemos con un vídeo, es por ello que traemos el rosario completo.

Origen del Santo Rosario.

Después de la muerte de María, los apóstoles y los primeros discípulos, conociéndola en la tierra en cuerpo y posteriormente en el cielo en alma, también le oraron.

por lo que verdaderamente se sintieron encantados de repetirle el maravilloso saludo del Arcángel que se había abierto en el Nuevo Testamento

en el cual San Lucas había registrado en su evangelio estas enseñanzas, haciendo que el credo de los Apóstoles también fuera muy querido para los cristianos, resultando que a menudo lo recitaran, solos o en una asamblea de oración.

Las oraciones de los primeros cristianos fueron tomadas en gran parte del Salterio, lo cual es una colección de 150 salmos atribuidos a David, aunque algunos de ellos son de otras fuentes.

¿Cómo se reza el santo rosario?

Cuando nos disponemos a realizar la oración al Santo Rosario debemos realizarlo de la siguiente manera:

  • Debes hacer la Señal de la Cruz y recitar el Credo.
  • Luego recitar un Padre Nuestro.
  • Recita tres Ave María por la fe, la esperanza y la caridad.
  • Recitar una Gloria al Padre.

Una vez que hayas realizado estos pasos, debe nuevamente hacer la Señal de la Cruz y decir “Dios, ven en mi ayuda. Señor, ayúdanos” y recitar una Gloria al Padre, ya con ello podremos realizar el Santo rosario, de la siguiente forma:

  • Mencionamos el primer misterio, es decir el primer quinteto correspondiente a los Misterios Alegres corresponde a la Anunciación y luego recitaremos un Padre Nuestro.
  • Recitaremos diez Ave María meditando el misterio.
  • Diremos un Gloria al Padre y la Oración de Fátima.
  • Enunciaremos el segundo misterio y recitamos un Padre Nuestro.
  • Nuevamente recitaremos diez Ave María meditando sobre el misterio.
  • Recitaremos otra vez un Gloria al Padre y la Oración de Fátima.
  • Declaras el tercer misterio y recita un Padre Nuestro.
  • Se dirán diez Ave María meditando el misterio.
  • Recitar una Gloria al Padre y la Oración de Fátima.
  • Posteriormente declaramos el cuarto misterio y recitamos un Padre Nuestro.
  • Diez Ave María meditando el misterio.
  • Una Gloria al Padre y la Oración de Fátima.
  • Enunciamos el quinto misterio y se recita un Padre Nuestro.
  • Nuevamente recita diez Ave María meditando el misterio.
  • Recita un Gloria al Padre y la Oración de Fátima.
  • Finalmente para culminar el santo rosario se debe recitar la salvación oh reina.

El Santo Rosario completo se encuentra compuesto por veinte decenas, que a su vez se dividen en cuatro partes distintas, las cuales se pueden rezar por separado en diferentes horas del día, los 5 Misterios Gozosos o felices, los 5 Misterios Luminosos, los Misterios Dolorosos y los Misterios Gloriosos.

Si solo se rezan cinco de ellos por día, uno normalmente empieza por los gozosos el día lunes y el sábado, el jueves correspondería para los misterios luminosos, el martes y el viernes serían los dolorosos, dejando para el miércoles y el domingo el quinteto de los misterios gloriosos.

¿Qué nos ofrecen verdaderamente como meditación los misterios del Santo Rosario?

Los misterios felices en su quinteto de oraciones en el Santo Rosario nos muestra al ángel Gabriel anunciando a María que concebirá en su vientre y dará a luz un niño, y le dará por nombre Jesús, tal y como lo dice en el evangelio de San Lucas, donde se explica que Jesús significa “Dios salva”,

por lo que la salvación es realizada por la Encarnación, es decir para salvar al hombre,

Dios se convierte en hombre, el cuerpo humano y no el Templo de Jerusalén como se pensaba, es quien se convierte en la morada de Dios entre los hombres.

En vista de ello de forma hipotética la Virgen María se convierte en “la zarza ardiente” porque en ella arde sin quemar la llama del amor divino,

en Jesucristo habita de forma corporal toda la plenitud de Dios, así como Jacob en Betel,

podemos decir “Dios está en este sitio y no lo sabíamos.

Entonces ¿Qué tenemos en común con Dios? ¿La vida? ¿El amor? ¿La razón? ¿La imagen y la semejanza?

Pues sí, pero lo que verdaderamente tenemos en común con Dios es la humanidad, una de las tres personas de la Santísima Trinidad,

el Hijo, es el hombre, es esta humanidad común a Dios y a todos los que fundamentan la sagrada dignidad de la persona, el diálogo de las religiones y los derechos humanos.

En el Santo Rosario, específicamente en los misterios luminosos, nos es relatado lo acontecido en la boda de Caná,

cuando María, la madre de Jesús, no tiene una fe plena,

debido que para ella, creer es hacer la voluntad de Dios, que es dar la bienvenida a Jesús, el Enviado del Padre, y amar como él ama, es por esta razón, en Caná, María dijo a los criados que hicieran todo lo que Jesús les indicará.

No es recitando las oraciones que el hombre entra en el Reino de los Cielos, sino que cumple la voluntad de Dios,

haciendo de esta manera que María construya sobre roca porque mantiene la palabra de Jesús en su corazón y la pone en práctica,

valiéndose en que lo que no es bueno no dura, la experiencia lo demuestra.

María sigue viva y feliz porque vive de manera unificada, en ella, el pensamiento, el corazón, la palabra y la acción son uno, es entonces que Jesús hace milagros a su respetuosa oración de que no tienen vino, sabemos que María no dice cambia el agua en vino,

es por esto que presenta las necesidades de los nuevos cónyuges que percibe con su mirada penetrante

y deja a su hijo la libertad de actuar de acuerdo con el pensamiento de Dios, haciendo de esta manera que Jesús manifieste su gloria.

Es en los misterios dolorosos, donde nos mencionan la flagelación, que es cuando el Hijo de Dios, el Santo, es azotado por soldados que se burlan de él, haciendo de este un tormento cruel que ilumina el amor infinito de Cristo celebrado en la Eucaristía,

debido a ello es que se dice que la sangre es derramada por la multitud en remisión de sus pecados, enseñando que no es el sufrimiento lo que salva, sino el amor lo que se revela en la prueba, manifestando que Jesús no es un profeta iluminado ni un revolucionario fallido.

Él dió su vida libremente para la remisión de los pecados, por lo que mirando a Jesús, víctima de una prueba amañada, entendemos la grandeza de Dios y nuestra sencillez humana, el cuerpo hinchado del Siervo sufriente golpea nuestra conciencia,

a menudo insensible o anestesiado, no se trata de compadecer al condenado por la muerte, sino de cuestionarse a sí mismo en un proceso de conversión de la mentalidad y la moral.

Cuando en los misterios gloriosos, encontramos la parte de la Ascensión, este misterio inspira a los pintores de iconos religiosos,

cuando 40 días después de su resurrección, se manifiesta la Cuaresma como símbolo de la alegría, donde Jesús asciende al Cielo glorificado en cuerpo y en alma, donde se establece la glorificación del cuerpo de Jesús a la diestra de Dios Padre representando el propósito

y el cumplimiento de la vocación del hombre de compartir la vida de Dios.

El cuerpo humano afligido por la enfermedad y la muerte también alcanzará la resurrección en Cristo Jesús, el Hijo de Dios, quien bajó del cielo para que nosotros subiéramos, tomando nuestra naturaleza mortal para hacernos partícipes de su inmortalidad.

Siendo el quien conoció la separación del alma y la carne en su muerte para unificar nuestra carne y nuestra alma en la resurrección, siendo el quien ha probado la amargura del aislamiento en la pasión y la muerte,

para asociarnos para siempre con la vida de su Padre y hermanos en la comunión de los santos hasta el punto de formar un cuerpo y un espíritu con Cristo, quien montado en el cielo, nos está preparando un lugar para que donde también estamos con él.

Los beneficios de orar el Santo Rosario para la salvación de nuestra alma.

Para muchos de nosotros, es imposible comprender las admirables riquezas de la santificación contenidas en las oraciones y los misterios del Santo Rosario, donde esta meditación sobre los misterios de la vida y la muerte de Nuestro Señor Jesucristo es,

para todos aquellos que la utilizan, la fuente de los frutos más maravillosos, debido a que en la actualidad buscamos cosas que golpeen, que se muevan, que produzcan impresiones profundas en el alma, pero

¿Qué es más conmovedor en el mundo que esta maravillosa historia de nuestro Redentor desplegado ante nuestros ojos en quince cuadros que nos recuerdan las grandes escenas de la vida, la muerte y la gloria del Salvador del mundo?

Es una extraña ilusión de aquellas personas impuras creer que se pueden hacer oraciones más sublimes que las del Padre Nuestro y el Ave María, abandonando esas oraciones divinas que son el apoyo, la fuerza y ​​la guardia del alma, por lo que todos los días, si puedes,

dí tu santo rosario entero o al menos en un quinteto,

¿Alguna vez has sentido que fuiste tocado por la gracia de Dios? Si quieres mantenerte allí y crecer en humildad, mantén la práctica del Santo Rosario, porque nunca un alma que dice su Rosario todos los días será formalmente herética o influenciada por el demonio.

El santo rosario es una proposición que se firmaría con sangre,

la Santísima Virgen le reveló al Beato Alain que tan pronto como Santo Domingo predicó el Rosario,

los pecadores endurecidos fueron tocados y lloraron amargamente por sus crímenes, niños pequeños, incluso hizo penitencias increíbles,

el fervor era tan grande donde quiera que predicaba el Rosario, que los pecadores cambiaron sus vidas y por ende las modificaron.

Si siente que su conciencia es responsable de algunos pecados, tome su rosario,

recite una parte en honor a algunos de los misterios de la vida, desde la pasión o la gloria de Jesucristo, y asegúrese de que al meditar y honrar estos misterios,

Él mostrará sus heridas sagradas a su Padre en el cielo, por lo que Él suplicará y obtendrás el arrepentimiento y perdón por tus pecados.

Esta vida es una continua guerra y tentación; no tenemos que luchar contra enemigos de carne y hueso, sino contra los mismos poderes del infierno,

¿Qué armas tomaremos, para combatirlas?

Más que la oración que nuestro gran Redentor nos enseñó, que sea el saludo Angelical, que expulsó a los demonios, destruyendo el pecado y renovando el mundo, para que la meditación de la vida, la pasión de Jesucristo, nos muestre la idea de que debemos armarnos,

como San Pedro nos instruye, para defendernos de los mismos enemigos que él ha conquistado y que nos atacan todos los días.

Es por ello que debe estar protegido con estas armas de Dios, del Santo Rosario,

y con ello romperá la cabeza y las cabezas del diablo, por lo que permanecerá estable ante todas sus tentaciones y pruebas que busquen alejarlo de la gracia de nuestro Señor,

el Santo Rosario es tan terrible para el diablo que los santos lo usaron para encadenarlo y alejarlo de los cuerpos de los poseídos, como lo atestiguan en muchas de las historias que son relatadas en los antiguos textos bíblicos.

 

Misterios del rosario , misterios gozosos

Misterios Luminosos.

Credo catolico

Las Oraciones Catolicas

El Gloria, como Oración.